Temas Sociales

A la libertad por la universidad

Libertad Universitaria

A la libertad por la Universidad es el lema que cobijó la lucha por la autonomía universitaria y que inspiró por décadas el desarrollo de nuestras universidades públicas.

Y no se trataba de un lema académico o circunscrito a la comunidad universitaria. Es un lema que fue abonado con sangre en la masacre estudiantil de 1959. Y que animó el quehacer y alimentó la proyección social, cultural, educativa y también política de nuestras universidades.

Bajo el liderazgo del maestro Mariano Fiallos Gil, http://es.wikipedia.org/wiki/Mariano_Fiallos_Gil  toda una generación de jóvenes nutrió con vida, pensamiento y lucha, y también con brillantez, ese lema universitario. Los jóvenes de entonces, que formaron lo que se llamó la Generación de la Autonomía, constituyen una generación que, a medio siglo de distancia, espera todavía relevo en lucidez, en compromiso, en afirmación ética y en sentido de nación.

Y las universidades fueron en verdad espacios de libertad para estudiantes, profesores y también para la ciudadanía, sin distingos de condición social. Y fueron escuela, alegría juvenil, esperanzas de cambio y ventanas al futuro.

Curiosamente el somocismo respetó, en general, la autonomía universitaria y hasta le dio status legal a la asignación presupuestaria.

Lamentablemente, ahora, el lema se ha convertido en un rótulo enclenque, despintado e hipócrita.

Secuestradas por el régimen, las universidades públicas y su libertad, se han transformado en instrumentos al servicio de la intolerancia y el oscurantismo. Así, hemos visto que en unos casos han sido semilleros de fuerzas de choque, en otros, han servido para sofocar el pensamiento. El caso más triste es el de León, donde poco falta para ver arder las hogueras de libros atizadas por torquemadas redivivos.

Y también hay que decirlo, hasta la UCA, sin ser universidad pública, una parte de sus autoridades ha caído en el temor, la comodidad o la complacencia, para decirlo de manera amable.

Son varios los casos de intelectuales y ciudadanos nicaragüenses que han visto las puertas cerradas por la intolerancia y la insensatez. El último de ellos, lo hemos presenciado en el caso de Mónica Baltodano, que le fue cerrado el espacio para la presentación de un libro. Mónica, que fuera dirigente estudiantil y que en su trayectoria resume el perfil de la juventud que se formó en aquellas universidades.

¿Que daño puede hacer la presentación de un libro?

En un régimen democrático, ninguno. Al contrario, el libro es ejercicio de libertad.

Pero en un régimen dictatorial es una amenaza. Y en un régimen totalitario, que aspira a controlar el pensamiento de todos, el libro es un enemigo. Porque un libro expresa la capacidad de pensar que es, precisamente, lo que pretende aplastar el totalitarismo: la capacidad de pensar.

Uno de los desafíos que tenemos los nicaragüenses es devolver  las universidades su esencia, su razón de ser, su alma. El pensamiento libre. La conciencia libre.

Debemos lograr que la frase A la Libertad por la Universidad se convierta nuevamente en fuente de inspiración, de lucha y de construcción de un nuevo país. El lema A la Libertad por la Universidad debe  iluminar nuevamente  senderos de pensamiento, acción y modernización social. Y de libertad.

Related posts
Temas Sociales

A propósito del 8 de marzo Día Internacional de las mujeres

Un día, los medios de comunicación dan cuenta de dos desalmados que violan y asesinan a una…
Leer más
ArtículosPolítica y Realidades nacionalesTemas Sociales

Expertos anuncian que la tragedia amenaza de nuevo

Hoy 26 de octubre es día del médico #nicaragüense. Corresponde enviar un mensaje de…
Leer más
ArtículosTemas Sociales

Los horrores en las redes sociales

El acceso creciente de personas de distintas edades, condición social, escolaridad y orientaciones…
Leer más
Newsletter
Become a Trendsetter
Sign up for Davenport’s Daily Digest and get the best of Davenport, tailored for you.

4 Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: