El Vaticano, diálogos y dictaduras

“Cuando veas las barbas de tu vecino arder, poné las tuyas a remojar”, dice un viejo refrán. Con el tiempo la frase se ha reducido a la expresión “poner la barba en remojo”. El dicho popular nos aconseja que debemos alertarnos ante los males ajenos. Menciono el refrán a propósito de la mesa de negociación…