La violencia diabólica de Ortega

  La primera constatación que se desprende de lo que vimos y escuchamos en el acto de instalación del diálogo nacional es que tenemos dos países contrapuestos. La Nicaragua que ven Ortega y sus secuaces, o la que quieren ver, y la Nicaragua que vemos, vivimos y sufrimos el resto de los nicaragüenses, que somos…