BANCORP, el banco de Ortega

  La falta de escrúpulos de la camarilla en el poder y su capacidad para provocar quebrantos al pueblo nicaragüense, sencillamente no tiene límites. Después de los crímenes, las prisiones, las torturas, las persecuciones, vinieron con el machetazo de las reformas a la seguridad social, y sin dar un minuto de respiro descargaron un golpe…