Ortega, el bueno…Los ticos son los malos

    Cuando comentamos los discursos de Ortega, usualmente no nos distraemos en aspectos secundarios: Siempre procuramos enfocarnos en el fondo del asunto. Sin embargo, en esta ocasión fue demasiado notorio que en la comparecencia del pasado 18 de mayo, el mandamás estuvo particularmente enmarañado y desorientado. Hizo tremendo enredo con las fechas. Ni siquiera…