Política y Realidades nacionales

Con retrato pero sin Beatriz

justicia dictatorial

Esta resolución de la Corte Suprema de Justicia sobre el reclamo de Milton Arcia es un retrato fiel, de cuerpo entero, del deplorable estado en que se encuentra la administración de justicia en nuestro país. Un día le reconocieron sus derechos y al día siguiente se los despojaron.          

Para quienes ignoran el caso, Milton Arcia es un mediano empresario que llegó a un acuerdo con la alcaldía de Managua para realizar una inversión turística en el lago Xolotlán. Posteriormente la alcaldía, en un procedimiento poco transparente, despojó al empresario de su inversión y le impuso una multa de más de un millón de córdobas. Los argumentos de este proceder no están claros. Arcia interpuso un recurso de amparo ante la Corte Suprema de Justicia. El órgano judicial resolvió positivamente el reclamo y así lo notificó al empresario. Pero al día siguiente emitió un fallo “de aclaración” mediante el cual echó pie atrás y rechazó el reclamo, dejando a Arcia manos arriba.

El episodio confirma, por enésima ocasión, el valor que el régimen atribuye a la ley. En principio las leyes constituyen un instrumento esencial para la convivencia pacífica, consignan garantías, derechos y obligaciones, así como formas para dirimir controversias y resolver sobre “el tuyo y el mío”. Sin embargo, el régimen ha convertido el marco jurídico en un chicle que estira, encoje, se traga o escupe de acuerdo a sus intereses, patologías, simpatías y antipatías.

La ciudadanía, en consecuencia, se encuentra inerme frente al poder. Ante un atropello tan manifiesto ¿qué recurso le queda al afectado? Ninguno. Ninguno de carácter cívico o institucional. Pero lo grave no es solamente la flagrante arbitrariedad del caso descrito. Lo grave es que cualquier ciudadano común y corriente se encuentra expuesto a la misma indefensión. Trátese de una vaca, de un reclamo laboral, de un chancho, de una rajada de cabeza, de un vehículo, de una finca, de una mercadería retenida en la aduana, de un contrato, trátese de lo que se trate, los cauces institucionales sólo están sujetos a una norma: la voluntad dictatorial del régimen.

Un tercer aspecto está referido al vasallaje de quienes ejercen las magistraturas del poder judicial. Evidentemente, al momento de dictar la primera sentencia no conocían los designios del monarca y se atrevieron a resolver positivamente el reclamo de Arcia. Pero ese atrevimiento solamente duró veinticuatro horas. La “solución” que encontraron parece chiste de circo pueblerino: Inventaron un fallo de “aclaración” que vuelve las cosas al revés.

A propósito de magistrados, cabe recordar el debate reciente sobre la imposición de candidaturas en el poder judicial. Se dijo que había que ocupar espacios y con ese argumento aparecieron jurando respetar la ley. Tratándose de un empresario, los magistrados recomendados por el COSEP al menos deberían decir esta boca es mía.

En verdad, los pequeños y medianos empresarios requieren una alta dosis de valentía para invertir en este país porque ¿Qué certidumbres o garantías tienen sobre sus propiedades, inversiones y derechos?

La acumulación de estos episodios arbitrarios -que cierran caminos- es lo que va allanando los senderos de la violencia y de las acciones de hecho. Porque donde ya no queda nada que perder, cualquier cosa es ganancia.

Related posts
ArtículosPolítica y Realidades nacionales

¿Quiénes son los lavadores de dinero en Nicaragua?

Buena parte de las acusaciones en contra de los prisioneros políticos incluyen el delito de lavado…
Leer más
ArtículosPolítica y Realidades nacionales

Peor que a prisioneros de guerra: Así trata el dictador a sus víctimas

El Ministerio Público, conocido también como Fiscalía, acusó a un conjunto de…
Leer más
Consejo Supremo ElectoralPolítica y Realidades nacionales

Los chocolates del Consejo Supremo Electoral

El Consejo Supremo Electoral gastará 8 millones de córdobas en chocolates Aunque en nuestro país…
Leer más
Newsletter
Become a Trendsetter
Sign up for Davenport’s Daily Digest and get the best of Davenport, tailored for you.

1 Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: