La perra, el palito y una moraleja…

Tengo el carro en el taller así que no podía trasladarme al lugar donde usualmente voy a trotar. Resolví entonces correr alrededor de la laguna de Tiscapa. En las primeras de cambio me topé con dos jóvenes, cada uno con un pitbull, sin máscara, controlados por un cordel. Pasaron sin novedad aunque me pareció una…