Asuntos parlamentarios

Los diputados estamos obligados a informar

Por qué no votamos por el proyecto Tumarín

Una persona amiga me preguntó por qué los diputados del MRS no habíamos votado a favor de las concesiones otorgadas a los inversionistas de la presa hidroeléctrica de Tumarín. Me argumentaba que esa represa beneficiaría al país. Si bien lo manifestamos en el plenario y lo declaramos a los medios de comunicación, también es conveniente dejarlo escrito porque es nuestra obligación rendir cuentas de nuestras acciones. Estas son las razones:

  1. Nunca se explicaron con claridad los motivos por los cuales los costos del proyecto eran hasta tres veces mayores que los costos de otras represas hidroeléctricas similares, construyéndose en América Latina, incluso con capital brasileño.
  2. Quedó claro que el argumento de que esa inversión se traducirá en menores costos de la tarifa eléctrica para los consumidores es un argumento con fundamento dudoso. El precio de generación que se reconocerá a Tumarín es bastante mayor que el precio de otros proyectos de energía renovable y no sabemos hasta cuándo, ni en cuánto, podremos recibir los beneficios de una tarifa menor, si es que algún día llegamos a recibirlos. Recordemos que las famosas plantas de generación eléctrica inicialmente “prestadas” por Hugo Chávez, después terminaron como “inversión extranjera” que los nicaragüenses estaremos pagando, aunque no se usen, por quince años.
  3. Si por la víspera se saca el día…tenemos mala víspera. Hemos visto por los medios de comunicación a humildes campesinos y pobladores venir a Managua una y otra vez a reclamar el pago de la indemnización por sus tierras. A nadie hemos visto dar la cara. Ni por el gobierno ni por la empresa. Si no le pagan a ellos, o les pagarán tarde y poco, ahorita que están comenzando ¿de dónde sacamos nosotros que sí van a cumplir con todos los compromisos?
  4. Primero se aprobó una ley donde se consignaban un conjunto de privilegios fiscales, tarifarios y de otras índoles. Después llegó a la Asamblea un proyecto de reformas con privilegios adicionales que fue aprobado por la Comisión de Infraestructura. Luego, la aprobación de la reforma se paralizó en medio de una ola de rumores sobre “estiras y encoges” entre el gobierno y la empresa. Finalmente, el proyecto de reformas se presentó al plenario donde se hicieron un conjunto de nuevos cambios que pocos conocían y pocos entendieron, los cuales, una vez mal leídos en el plenario fueron aprobados por la aplanadora orteguista. Bastante turbio todo el negocio.

 Frente a esas aguas turbias bajo las cuáles se adivinan las fauces de saurios feroces e insaciables, la prudencia aconsejó: Sean la  voz de los que no tienen voz. Voten en contra. Y así votamos.

 Un voto de protesta por la carretera “torcida”

Un día después, cuando votamos en contra del crédito del BCIE para la construcción del tramo de carretera Empalme Puerto Sandino – Nejapa, esta vez fue un periodista el que me preguntó si nosotros nos oponíamos a la construcción de la carretera. Le dije que no. Que no podíamos oponernos a la construcción de la carretera. Que nos oponíamos a que se financiara con un crédito cuando esa carretera estaba incluida como una donación en la Cuenta Reto del Milenio. Que después, tanto Chávez como Ortega habían declarado que Venezuela asumiría la financiación de los proyectos que estaban dejando de financiarse con recursos estadounidenses, incluyendo esa carretera. Todavía más, el presidente del Banco Central de Nicaragua declaró que los 50 millones de dólares necesarios para construir la carretera ya estaban en Nicaragua.

En estas condiciones, nosotros consideramos que votar a favor de ese crédito era avalar el fraude electoral cometido por el orteguismo en las elecciones municipales del 2008. Significaba también avalar el discurso mentiroso de Chávez y Ortega, si es que era mentira el cuento de los 50 millones de dólares para la carretera. Y, si era verdad la donación, votando a favor cerrábamos los ojos al uso desconocido que se le dio a ese dinero.

Nuestro voto fue un voto de denuncia y de protesta ante el fraude electoral del 2008 y ante lo turbio en el manejo de los 50 millones de dólares que se anunciaron. Los nicaragüenses no debemos cargar con perjuicios adicionales a los que propiamente se desprenden del irrespeto a la ley y al derecho de tener elecciones limpias y transparentes, peor aún si nos quieren montar una turbia sobrecarga con los fondos supuestamente aportados por Venezuela.

Ojalá y que la carretera se construya y no corra la suerte de la vez anterior, en la década de los noventa, cuando “los constructores” aparentemente sólo untaron el asfalto en algunos tramos pues al poco tiempo la carretera se destruyó.

Related posts
Asuntos parlamentariosEscritos económicos

MEMORÁNDUM

Para:                     Ciudadanía nicaragüense comprometida con la…
Leer más
Asuntos parlamentarios

Intervención: LEY QUE DECLARA EL 21 DE FEBRERO DÍA DE HOMENAJE NACIONAL EN CONMEMORACIÓN DEL TRÁNSITO A LA INMORTALIDAD A.C.S

Primero, nosotros, y en este caso como MRS, pensamos que Sandino merece el homenaje cotidiano de…
Leer más
Newsletter
Become a Trendsetter
Sign up for Davenport’s Daily Digest and get the best of Davenport, tailored for you.

4 Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: