Artículos

Talco eres…y en talco te convertirás

talco

Más allá de las creativas expresiones de humor que ha desatado el sorprendente caso de la metamorfosis de la cocaína en talco, hay un conjunto de temas de fondo que es preciso colocar sobre la mesa:

  1.  Vamos a suponer que somos lelos y que aceptamos como ciertos los alegatos del fiscal y del juez en el sentido de que no era talco sino cocaína lo encontrado en poder de Milton González, el ahora también famoso hermano del chocolatito González. De todas maneras quedarían pendientes de aclarar los siguientes asuntos: Si el juez había dictado prisión preventiva ¿por qué estaba libre? ¿quiénes o quien ordenó su libertad y por qué?

 Se menciona que el instituto de medicina legal emitió un dictamen que permitió cambiar la prisión por arresto domiciliar. Pero el dictamen nunca apareció y el trámite establecido para modificar la medida cautelar no se cumplió. ¿Por qué?

 Sigamos aceptando que somos lelos. En manos del indiciado fueron encontradas municiones. Es un delito la tenencia ilegal de municiones. El artículo 401 señala: “Quien venda, porte, posea o facilite la portación o el uso de un arma de fuego o municiones, sin tener la respectiva licencia o autorización, será sancionado con pena de seis meses a un año de prisión y de cincuenta a cien días multa”. El fiscal, al ser interrogado sobre este punto declaró “Tenemos un año para buscar más elementos, declaró el fiscal”. Como buenos lelos que somos nos toca entonces sentarnos a esperar.

2. Ahora supongamos que somos solamente un poco lelos y resolvemos investigar un poco el asunto. La Oficina de Naciones Unidas contra la droga y el delito (UNODC) ha publicado un documento denominado “Métodos recomendados para la identificación y el análisis de cocaína en materiales incautados”. Ese documento establece: “Los ensayos presuntivos son procedimientos rápidos diseñados para facilitar una indicación de la presencia o ausencia de determinadas clases de drogas en la muestra y eliminar rápidamente las muestras negativas. Como sucede con todas las técnicas analíticas, unas buenas técnicas de ensayo presuntivo elevan al máximo la probabilidad de obtener un resultado “verdadero” y reducen al mínimo la probabilidad de obtener un falso positivo”. En el mismo documento se ofrecen cinco métodos distintos para estas pruebas de campo.

¿Cuál de esos métodos utiliza la policía? ¿Ha valorado la policía la eficacia del método que utiliza? El fiscal del caso declaró: “En la Costa Caribe, donde yo fui fiscal tres años, esto” –las contradicciones en el resultado de los peritajes– “es el plato de todos los días”. Si esto es así, significa que es muy deficiente el método que utiliza la policía o, peor aún, que el plato de todos los días más bien es el “talcazo”. La policía debería explicar porque el resultado es que inocentes pueden ser condenados o que culpables pueden ser liberados.

Otra aspecto a considerar es la denominada “cadena de custodia”, es decir, quienes se encargan de custodiar las pruebas, ya que al pasar de mano en mano alguna de esas manos puede realizar “el cambiolín”. En el presente caso ¿Quiénes participaron en la cadena de custodia?

Como podemos ver son tantas y las sospechas tan obvias que las autoridades superiores de las instancias involucradas al menos deberían abrir una investigación y no hacer el cuadro con declaraciones como las ofrecidas por la señora que ejerce el cargo de “presidenta” de la Corte Suprema de justicia. Como si fuera un caso común y corriente afirmó que al juez “le ponen un peritaje no puede hacer nada más, no puede inventar pruebas”.

3.- Ahora razonemos como lo haría cualquier persona sensata utilizando el elemental sentido común. Es evidente que un hecho semejante no puede producirse sin el contubernio entre la Fiscalía, la Policía, el laboratorio de criminalística y el aparato judicial, incluyendo el instituto de medicina legal. Y ello puede obedecer solamente a dos motivos: a una instrucción política o a una corrupción generalizada.

Las conclusiones que se desprenden de ambos posibles motivos son letales: O bien la corrupción ha corroído la totalidad del tejido institucional, de la cúspide a la base. O bien, la impunidad campea aún en delitos de narcotráfico. En ambos casos la moneda tiene las mismas dos caras: impunidad para los unos, indefensión para los otros.

Los unos son ellos, los otros somos nosotros.

Related posts
ArtículosEscritos económicos

La "otra política" que afecta a millones marcha en silencio y en soledad

La verdadera política tiene que ver con las necesidades, agobios y aspiraciones de la…
Leer más
ArtículosPolítica y Realidades nacionales

El tirano ya ni circo electoral quiere

Con sus acciones desquiciadas de los últimos días, Ortega no ha hecho más que llevar al extremo…
Leer más
ArtículosPolítica y Realidades nacionales

¿Qué viene a hacer a Centroamérica el Secretario de Estado de Estados Unidos?

Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken Estados Unidos es una realidad preponderante…
Leer más
Newsletter
Become a Trendsetter
Sign up for Davenport’s Daily Digest and get the best of Davenport, tailored for you.

4 Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: