Artículos

No queda nada…nadita de nada

olof palme 1

 

 

 

 

 

 

olof palme 2Olof Palme fue una destacada personalidad mundial en las décadas setenta y ochenta.

Líder de la Internacional Socialista -influyente organización política en otros tiempos-, líder del partido socialdemócrata de Suecia y primer ministro de ese país. Reconocido por sus posturas en favor de la paz, la democracia, la autodeterminación y la justicia internacional, en plena guerra fría, sus posiciones progresistas le llevaron con frecuencia a enfrentar las políticas militaristas y agresivas de Estados Unidos, al igual que las posiciones hegemonistas de la entonces Unión Soviética.

Amigo de la revolución sandinista, promovió fuertes lazos de solidaridad política y cooperación entre Suecia y Nicaragua.

Fue asesinado, al salir del cine con su esposa, sin guardaespaldas, una noche de febrero de 1986. Hasta ahora no se tiene un veredicto definitivo sobre su asesinato. Tuve oportunidad de conocer la tumba de Palme, en Estocolmo. Sencilla, sobria, adornada con unos ramos de flores frescas.

En Nicaragua, uno de los edificios más emblemáticos de la década de los ochenta, y aún en los noventa, fue el Centro de Convenciones que llevaba el nombre del líder sueco: Olof Palme. Un edificio que contaba con todas las facilidades que requiere un centro de convenciones.

Otro edificio, menos emblemático, también llevó el nombre de Olof Palme. La juventud socialdemócrata de Suecia donó a la entonces juventud sandinista, un centro de capacitación, que contaba con oficinas, auditorios, dormitorios, medios audiovisuales. Los jóvenes suecos realizaron actividades y colectas para contribuir con sus pares de Nicaragua. Popularmente se le conocía como “el Olofito”. La esposa de Olof Palme asistió a la inauguración.

Cabe preguntarse qué ocurrió con esos dos edificios.

Las dos fotos adjuntas son elocuentes. El otrora Centro de Convenciones Olof Palme se consume día a día en el abandono y la destrucción. Como si fuéramos un país donde sobran los recursos, las instalaciones se están echando a perder, sin que a nadie parezca importarle el sacrificio que representó construirlo. Falta agregar algo: dicen que pertenece al INSS, institución que -también nos dicen- se encuentra al borde de la crisis financiera.

El Olofito tuvo otra suerte. Ahora alberga a la opulenta Albanisa. Aquellos jóvenes suecos, que ahora no serán tan jóvenes, seguramente se irían de espaldas al saber en qué terminaron sus afanes de colaboración.

Signo de los tiempos. Porque son otros tiempos. De aquellos tiempos, tiempos heroicos, de sueños, empeños y sacrificios no queda nada…nadita de nada. Tal vez sea mejor decir: …casi nada.

Related posts
ArtículosEscritos económicos

El ajuste salarial del 5% es una burla del patricida

El ajuste salarial del 5% anunciado por el patricida es una burla El patricida se declaró muy…
Leer más
ArtículosHistorias de ayer y de hoy

48 horas que torcieron el curso de la historia de Nicaragua

Anastasio Somoza Debayle y Francisco Urcuyo Maliaños, el presidente de las 24 horas Hace 42 años…
Leer más
ArtículosPolítica y Realidades nacionales

¿Es un fiasco la carretera a Bluefields?

La carretera a Bluefields se inauguró hace apenas dos años y ya muestra grietas y fracturas ¿Es…
Leer más
Newsletter
Become a Trendsetter
Sign up for Davenport’s Daily Digest and get the best of Davenport, tailored for you.

3 Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: