La persistencia del pasado


Países vecinos al nuestro progresaron muchas veces más que nosotros en los años de 1930 a 1960, no sólo en el orden espiritual, sino en el orden material. ¿Por qué…?

Porque nuestros administradores, autócratas, fueron incapaces por una parte de romper con el pasado, y por otra de administrar bien el presente. Aquel es un pasado que nos sobrevive y nos hunde, un pasado que hace imposible el progreso, un pasado contra el cual debíamos unirnos todos los nicaragüenses, para no cosechar en nuestra propia esfera de acción, los mismos resultados que en la suya obtuvieron los regímenes dinásticos, para desgracia de Nicaragua. Ellos, como nosotros, son hijos del pasado; pero ellos se han quedado mirando hacia la Sodoma que fue el pasado, y por eso abordan el presente sin moverse, sin progresar, convertidos en sal. Nosotros no debemos de mirar hacia atrás. Al contrario, debemos dejar nuestro pasado hundido en la oscuridad y comenzar a comprender también, por qué quienes no hacen eso pertenecen ya al pasado.

Pedro Joaquín Chamorro Cardenal

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s