Mi mensaje de navidad

tarjeta-navidena

Cada ser humano tiene derecho a la paz, a la libertad, a la justicia y a la oportunidad de realizar plenamente sus aspiraciones. El punto de partida y el punto de llegada es la persona humana, pero la familia y la sociedad en su conjunto ofrecen las condiciones, o las niegan, según el caso, para que podamos vivir una vida plena y placentera.

Un fundamento esencial de la convivencia humana son los valores. Valores son nuestras creencias y convicciones más íntimas. Valores y principios determinan nuestra conducta. Nuestra manera de ser y nuestra manera de hacer. Así, mientras más extendidos y enraizados se encuentren los valores y las prácticas de la tolerancia, el respeto a los demás y a sus derechos, la dignidad, el trabajo honrado, la libertad, la solidaridad y el empeño por ser mejores, más nos acercaríamos al ideal de una sociedad humanista, democrática, próspera y pacífica.

Valores en la persona, valores en la familia, valores en la sociedad.

Al contrario, mientras más extraños, arrinconados o despreciados sean esos valores y esas prácticas, en la persona, en las familias y en la sociedad, más nos hundimos en los pantanos del sálvese quien pueda, el todo vale, el arrebato, el arribismo, el oportunismo, el abuso, la indecencia. Es la ley de la selva. Entre los humanos, la ley de la selva es la ley del más poderoso, del más cruel, o del más inmoral.

Comparto con ustedes estas reflexiones, a propósito de ser hoy 24 de diciembre, porque los sentimientos que alienta la navidad ofrecen un terreno propicio para la reflexión y para la renovación. Para establecernos propósitos y metas. El ser humano, con sus debilidades y fortalezas, siempre conserva una cualidad: la posibilidad de rectificar y de mejorar.

Independientemente de la edad, y de la condición, de si es varón o si es mujer, siempre podemos renovarnos como personas y empeñarnos en construir una sociedad y un mundo en el que todos podamos vivir sanamente, contentos con el presente y con entusiasmo frente al futuro. El cambio comienza en nosotros mismos.

Hoy, día de Navidad, reciban mi respeto, mi afecto y mis deseos de que podamos encontrar dentro de nosotros mismos la esperanza, el entusiasmo y la determinación por construirnos una vida mejor, para cada uno y para cada una, para nuestras familias y para nuestro país.

Les deseo a todos y a todas una feliz navidad.

Anuncios

Un comentario en “Mi mensaje de navidad

  1. Mas alla del humanismo, hacia el Humanismo(que nos reconocemos en errores pero )deseosos de hacer lo mejor para los “otros”, que no son mas que nuestra propia extension. Los mejores valores no estan en hacer nuevas leyes para dejar entrar mas males a nuestros nietos , manteniendo el respeto por la diversidad sin dejarnos arrastrar por sus demandas de promocion de un nido de mayores delitos..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s