¡Nicaragua no es su finca señor candidato!

hacienda de ortega

El pasado sábado Daniel Ortega se autoproclamó por séptima vez como candidato a la presidencia de la república. Por supuesto, ninguna sorpresa. Sin embargo, se impone comentar algunos “adornos” que colocó en su acto de autoproclamación.

¿Presidente, Secretario General o candidato?
Ortega en el discurso ante sus fieles vociferó lo siguiente “Observadores sinvergüenzas. Aquí se acabó la observación, que vayan a observar a otros países”.

Por decencia elemental, como ciudadanos nos corresponde preguntar a Ortega en qué carácter resolvió enterrar la observación electoral. Si lo hizo como titular del poder ejecutivo cometió un atropello más al marco legal, por cuanto el artículo 168 de la Constitución Política establece: “Al Poder Electoral corresponde en forma exclusiva la organización, dirección y vigilancia de las elecciones…”.

No tuvo Ortega el menor reparo en exhibir que es él quien resuelve sobre las elecciones y no sus marionetas del Consejo Supremo Electoral.

Si actuó como Secretario General del Frente Sandinista, todavía mayor la arbitrariedad, aunque sí debemos reconocer su coherencia. A Ortega nunca le han importado ni la democracia, ni los partidos políticos, ni las elecciones.

Recordemos las declaraciones que ofreció a la televisión cubana en el año 2009. En esa oportunidad afirmó lo siguiente: “el pluripartidismo no es más que una manera de desintegrar a la nación, ese es el pluripartidismo, desintegrar, confrontar a la nación, dividir a la nación, dividir a nuestros pueblos. Cuba tiene un modelo donde no se divide al pueblo cubano”. Es lo que quisiera Ortega. Un régimen de partido único. Pero la historia nos enseña lo contrario. Es la ceguera, irresponsabilidad y tozudez de los autócratas que hemos tenido en nuestra historia lo que inexorablemente condujo a la nación, primero a la división, después a dolorosas confrontaciones.

Los caporales en nuestra historia
Y si Ortega canceló la observación electoral en su carácter de candidato, todavía peor. Se requiere desfachatez para que un candidato, que supuestamente competirá con otros en un proceso electoral, resuelva por sí y ante sí anular la presencia de observadores que testimonien la limpieza del proceso. Solamente a alguien que se propone cometer fechorías electorales impunemente puede interesarle eliminar testigos imparciales.

Pero además Ortega ordenó a sus títeres de la Corte Suprema de Justicia invadir competencias de otro poder, alteró el calendario electoral, arrolla el sistema institucional electoral y amenaza con despojar al PLI de sus legítimos derechos.

Es una desgracia que en Nicaragua todo el que se encarama al poder se considera el caporal de una finca y a la población su peonada. Llámese Ortega, Zelaya, Somoza García o Somoza Debayle el delirio es el mismo.

Votos sí, botas no
Por otra parte el candidato Ortega hizo apelaciones a la paz.

Los nicaragüenses no podemos ni debemos olvidar que en las elecciones de 1990 fue el respeto a la voluntad popular lo que abrió la ruta hacia la paz. Clausurar la vía del voto, tal como lo demuestra nuestra historia, es abrir la vía de la confrontación. Ortega no abona a la paz. Más bien está chorreando vinagre en heridas que todavía no cicatrizan.

La paz se garantiza con votos, señor candidato, y no con botas.

Memorial sobre la OEA y Nicaragua
También despotricó en contra de la OEA calificándola como instrumento del imperialismo gringo.

Por la verdad histórica, corresponde detenernos un poco más en este asunto. Porque fue en el seno de la OEA que se establecieron las condiciones internacionales para que el Frente Sandinista tomara el poder en 1979.

En septiembre de 1978 se convocó la XVII Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, de la OEA. Una segunda etapa de esa reunión se realizó en junio de 1979.

¿Qué resolvió esa instancia de la OEA? Resolvió lo siguiente:

“Desde el punto de vista de la décimo séptima Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores la solución a la situación de Nicaragua debería inspirarse en las siguientes bases:
1. Reemplazo inmediato y definitivo del régimen somocista.

2. Instalación en el territorio de Nicaragua de un gobierno democrático cuya composición incluya los principales grupos representativos opositores al régimen de Somoza y que exprese la libre voluntad del pueblo nicaragüense.

3. Realización de elecciones libres a la brevedad posible que conduzcan al establecimiento de un gobierno auténticamente democrático que garantice la paz, la libertad y la justicia”.

Pero no hubo elecciones. Se convocaron hasta cinco años después, cuando ya el país estaba envuelto en la hoguera de la guerra.

¿Qué gobierno solicitó esa reunión de la OEA?

Paradojas de la historia: El gobierno de Venezuela de aquella época.

¿Quiénes apoyaron la resolución? Todos los gobiernos latinoamericanos. ¿Qué gobierno se opuso? El gobierno de Estados Unidos.

La historia que nos quiere falsificar Ortega, en el caso de Nicaragua ocurrió al revés. La posición imperial de Estados Unidos fue derrotada por los países latinoamericanos en el seno de la OEA. Y así se favoreció el derrocamiento de Somoza y la toma del poder por el Frente Sandinista.

Más todavía. El gobierno de Panamá cedió su escaño para que Miguel Descoto hablara a nombre de las fuerzas insurgentes en plena reunión de la OEA.

Ortega pretende también que olvidemos que su gobierno, en 1989 solicitó la participación de la OEA en el proceso de desmovilización de la resistencia y en la pacificación del país.

A otro lado con sus patrañas, candidato Ortega.

Anuncios

11 comentarios en “¡Nicaragua no es su finca señor candidato!

  1. Excelentes remenbranzas que el orteguismo esta ignorando. Los entonces sandinistas que derrocaron el poder somocista, no son los actuales orteguistas que frustararon loas ansias de libertad por las que muchos nicas ofrendaron sus vidas.
    Los que dijeron ser “revolucionarios sandinistas” se convirtieron en rovolucionarios orteguistas para instaurar la actual dictadura que nos oprime.

  2. La mera verdad estamos siendo usados como títeres y lo sabemos como Nicaragüenses; la razón lógica sería establecer un nuevo reglamento en la cual la OEA sea testigo de los acuerdos; El gobierno de Ortega esta mas que preparado para agredir al pueblo y esta ya imponiéndose como dictadura; tiene todos los poderes del estado a su favor y él pueblo lo aclama, tiene al ejercito armado con tanques de guerra, están previendo que la paz sea violentada,,, deests forma él pueblo tiene que pasar un proseso de sufrimiento para darse cuenta que es él populismo quien esta imponiéndose al desarrollo democrático de Nuestro país Nicaragua..

  3. Daniel Ortega es un dictador descarado sin principios ni moral ,obviamente sólo tiene intereses monetarios en nuestro ya lastimado país de Nicaragua, su avaricia por robar. les instó al ejército nicaragüense respetar los derechos de Cada ciudadano y no prestarse como títeres a un descarado y abusivo dictador como lo es Daniel Ortega

  4. Don Enrique hasta cuando la oposición pasará a la ofensiva? Cuando empezarán aprovechar las torpezas del comandante Ortega? Ley del canal, desmantelamiento de los poderes del Estado e irrespeto a sus autoridades, militares con carreras frustradas, empleados públicos maltratados e irrespeto a su dignidad, Policía privatizada, irrespeto de los procedimientos y tiempos establecidos por los códigos judiciales y ahora esta obligando a una unificación de la oposición.
    La gente que tiene la representación del PLI tiene el derecho a integrar las estructuras electorales, otros tienen las estructuras territoriales y cada grupo puede hacer un aporte pero si soy llevados de inmediato por un negociador hábil.
    De ahí puede resultar una oposición creíble,con una oferta para la gran mayoría sin partido, para sandinistas ,para sus amigos empresarios del COSEP, para los militares, jueces, funcionarios públicos, los despedidos del Alba inc. ,los ecologista y agricultores que luchan contra las mafias de la madera, los habitante de la ruta canalera ,militantes sandinistas incluidos.
    Es hora de pasar a la ofensiva, los veo como el boxeador que quiere ganar el campeonato sólo evadiendo el ataque del campeón boxeando en su país y delante de sus jueces, así sólo se gana atacando de manera arrolladora o por ko.

    • Creo que el asunto central para pasar a la ofensiva comienza por recuperar la confianza de la gente. Si la gente no se mueve no hay manera de pasar a la ofensiva y no se va a mover mientras no adquiera confianza en los liderazgos políticos. Y esa confianza solo se podrá recuperar en la lucha. Y las luchas frente a un régimen dictatorial no rinden fruto de un día para otro. Puedo estar equivocado pero es lo que pienso. Agradezco tu comentario, Francisco. Saludos,

  5. Hay un terror subterraneo en Nicaragua. Y no es el de los terremotos. Todo dirigente que pueda constituir una amenaza al status, es comprado, o amenazado con “consecuencias” para si mismo o sus parientes o personas o instituciones que de alguna manera dependan del dirigente. El procedimiento no es Nuevo ni exclusive, pero se esta haciendo muy sutilmente en Nicaragua. Y esto explica las actitudes o cambios “incomprensibles” de personas conspicuas. La major manera de combater esto es sacarlos a la luz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s