Sorpresas te da la vida

La visita que realicé hoy a Expica fue desafortunada. Sufrí un percance inesperado. Comprobé que cuando te va a ocurrir una fatalidad, te ocurre independientemente de las precauciones que tomés. En el minuto previo a que ocurra un incidente, uno no puede siquiera imaginar qué le puede suceder en el minuto subsiguiente. Así es la vida.

¿Qué me pasó? …me cagó una vaca!

Aquí va la historia
Circulaba contemplando esas hermosuras de animales y me detuve a ver una escena pintoresca: un ternerito no quería despegarse de la teta de su mama vaca. La vaca, aparentemente fastidiada, le daba pataditas al ternerito para que se apartara. Y el ternerito insistía. A la par estaba otra vaca. Yo estaba colocado a prudente distancia. Siempre lo hago para evitar una patada desprevenida. Mientras seguía abriendo la boca observando al ternerito mamón…o ternerita, no sé, porque no reparé en tanto detalle, vi de reojo que la vaca de al lado levantó la cola. Nada temí pues a la distancia que yo estaba no podría haber ningún infortunio. Jamás imaginé que aquello pudiera salir en tanta cantidad, con tanta fuerza y a tanta distancia. Pero así fue. La vaca soltó un disparo como un cañón.  Ciertamente que el daño no me cubrió de pies a cabeza, pero quedé con el pantalón y los zapatos embadurnados de caca de vaca.

No se preocupe, diputado, me dijo el chele que cuidaba a las vacas. Es puro zacate. Ni siquiera hiede. Ya lo vamos a lavar. Efectivamente, trajo la manguera y me puso el chorro en el pantalón y en los zapatos. Yo le dejé hacer porque al fin y al cabo era preferible circular mojado, que cagado de vaca.

Aquí va la explicación científica
Le dije al chele que yo nunca había visto tanta potencia y le pregunté que si era normal. Me respondió que eso ocurría cuando venía con viento. Y que esta vez la vaca le había puesto bastante viento.

Fin de la historia
Como había un solazo y un calorazo el pantalón y los zapatos se me secaron rápido. Así que cuando terminé mi recorrido, salí sin huellas. Casi como había entrado.

Moraleja: En esta vida uno nunca puede estar seguro de nada…ni siquiera de que en el momento más inesperado una vaca no lo va mancille con sus inmundicias.

Anuncios

7 comentarios en “Sorpresas te da la vida

  1. Me parece que hay otra moraleja que usted escribió como final de frase: “preferible circular mojado, que cagado de vaca”.
    Y, además, la vaca dio una tremenda enseñanza: cuando uno quiera llegar lejos, ¡hay que ponerle bastante viento!… ¿Cómo está el viento interno en el MRS y la oposición?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s