Luz y sombra

luz y sombra obando

En una casa insospechada de una calle también insospechada del barrio Monseñor Lezcano quedaba el tal vez más pintoresco centro nocturno de la Managua pos-terremoto. A pesar de la sencillez de sus atuendos y de que no alcanzó gran notoriedad reunió un show musical todavía irrepetido. Funcionó a fines de los noventa.

Amenizaban dos conjuntos con unos vocalistas de primera. Fue allí donde se produjo el resurgimiento del maestro Adolfo Obando. También eran intérpretes Omar Traña y otros dos jóvenes, un hombre y una muchacha. No retengo el nombre de ninguno, pero sí recuerdo que la hembra se lanzaba unos merengues a lo Olga Tañón. Fue la primera vez que escuché “Yo soy la bomba” ¿la recuerdan? Es de Ashley, Yo soy la bomba de las mujeres…el que me quiera, que me respete…Francamente, de primera.

El sitio era propiedad, entiendo, de un nieto del compositor nacional Erwin Kruger, compositor de joyas nacionales como Barrio de Pescadores y Madrugada. El nieto heredó la vocación del abuelo y estaba a cargo del número cumbre. Tocaba guitarra, cantaba y cerraba con marimba. Es la única vez que he visto en un centro nocturno que la gente se levante a bailar música folclórica.

Así uno pasaba de escuchar Puerto Vacío, con Omar Traña, al mejor estilo de los Angeles Negros, a mover el taburete con Yo soy la bomba, para aterrizar con Luces de Nueva York con el maestro Obando y concluir con el Viejo y la Vieja, con la marimba de Kruger. Por supuesto, ya pasadas la medianoche y con unos cuantos calorcitos entre pecho y espalda las parejas bailaban “Los dos bolillos” como merengue y “El viejo y la vieja” abrazaditos, como bolero. Irrepetible. Sencillamente irrepetible.

Lástima que eran muchos tigres para una misma colina. Y pasó lo que tenía que pasar, cada tigre buscó su propia colina y el lugar se vino al piso. Lástima. Y lástima que tanto talento musical ande suelto sin encontrar un espacio donde proyectar su arte. Un centro como lo fue Luz y Sombra.

Anuncios

8 comentarios en “Luz y sombra

  1. Pareciera, y digo pareciera, que para llegar a ser un político de proyección, primero hay que pasarse, entre luces y sombras, sus buenos “calorcitos” entre rumbas y boleros… ¿o estoy sacando conclusiones apresuradas? Salud, diputado polifacético.

  2. El luz y sombra que yo conocí antes del terremoto era una cantina concurridisima que quedaba en el barrio Cristo del Rosario en una esquina. tenia una barra hermosisima bancos altos como cinco cajas de aserrín, (para después del trago) y mesas mal matadas. ahí servían tragos de lija en vasos de veladora,(farolazos). Yo no era parroquiano,tenia once años, pero mi papa me mandaba a que le comprara un trago y yo iba encantado por la música de Javier Solis y la boquita de carne molida que antes acompañaba a cada trago o cerveza. SALUDOS ENRIQUE!!!

    • Hola Pablo. Espero que estès bien. En Corinto también había un Luz y Sombra, parecido. Lo de los cajones de aserrín me trae también recuerdos infantiles. A media cuadra de mi casa había una cantina de una señora que le decían La Cantillo. Por las mañanas sacaba a asolear el aserrín de la noche anterior, escupitada, vomitada, gargajeada, etc..etc..Y nosotros, descalzos, caminábamos y corríamos sobre el aserrín de la acera que se sentía tan suavecito, sobre todo cuando los pies se hundían y llegábamos a la parte que todavía estaba húmeda…jejeje…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s