¿Es un problema sólo de Agustín?

mafalda libertad

Cometeríamos un lamentable error si, quienes estamos comprometidos en la lucha por la democracia, consideramos el despojo de la diputación al Ingeniero Agustín Jarquín como un conflicto entre aliados del orteguismo, que sólo a ellos concierne. Voy más allá. Opino que cometeríamos el mismo error si lo consideramos un asunto de los diputados, defendiendo sus cargos; o un problema que sólo atañe a la impropiamente denominada “clase política”. Este zarpazo dictatorial es bastante más que eso.

Con independencia de las simpatías o antipatías que puedan despertar las actuaciones políticas del ingeniero Jarquín, quien -ya sabemos- a lo largo de su dilatada carrera pública ha “paleado” unas de cal y otras de arena, aquí estamos enfrentando unos hechos que trascienden su condición personal, como ciudadano, como diputado o como político. El orteguismo ha tomado una decisión totalitaria cuyos destinatarios y víctimas potenciales somos todos. Moros y cristianos.

En primer lugar se trata de un arrogante, deliberado y descarado atropello a toda forma de legalidad.

Si de récords se tratara, la resolución mediante la cual se destituye a Jarquín batiría todos los récords en materia de arbitrariedad: un tribunal integrado por usurpadores (todos son funcionarios con plazo vencido), dicta una resolución en un campo que no es de su competencia (la destitución de diputados compete a la Asamblea Nacional), aplicando una ley que no existe (todo diputado tiene derecho a cambiarse de bancada), sin seguir el debido proceso (al afectado solamente se le notificó la resolución final) y sin conceder al acusado el derecho a defenderse (un derecho elemental en todo régimen, aún en tiempo de guerra).

No nos enredemos ni pretendamos engañarnos a nosotros mismos buscando vericuetos jurídicos que no existen. Estamos ante una acción política deliberada, con objetivos políticos también deliberados.

¿Cuál es el mensaje detrás de esa arbitrariedad flagrante?

Un mensaje paralizante y demoledor: el monarca se encuentra por encima de la ley. O, más bien, que su voluntad es la ley: Despojo de propiedades, detenciones ilegales, expulsiones del país, agresiones físicas impunes, y un largo etcétera que indica a los propios que la disidencia se castiga con la muerte política, y a los ajenos, que el régimen únicamente reconoce súbditos, no ciudadanos. Y que la única conducta admisible es el sometimiento.

En segundo lugar, el zarpazo totalitario persigue aniquilar el último espacio de institucionalidad que, aunque precario, todavía sobrevive. Más allá de las críticas que, merecidamente unas, inmerecidas otras, recaen sobre nosotros los diputados, la realidad es que no hay otra institución pública donde ser conserve un resquicio de independencia, o de resistencia al régimen. Y eso es lo que quiere anular el orteguismo. Podemos dirigir la mirada hacia la Fiscalía, el Poder Judicial, la Procuraduría de Derechos Humanos, la Superintendencia de Bancos o la Contraloría, o cualquier otra entidad pública. Toda voz independiente o que pretenda ceñirse a la ley ha sido ahogada por el poder totalitario. El espacio de la Asamblea es poco, pero es lo único que queda, después ¿qué queda?

Precisamente, absorberlo todo, controlarlo todo, es la lógica de cualquier régimen totalitario. Y el orteguismo ya le está dando vuelta a la esquina en su proyecto totalitario. No quiero ser tremendista, pero el sentido común, nuestra triste historia y los hechos actuales enseñan que después de doblar esa fatídica esquina, sólo hay un único camino que conduce a un único destino: el precipicio. Debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para evitar que nuevos Báez Bone, nuevos Pedrojoaquines, nuevos Carlos Fonsecas, nuevos Luis Alfonsos entren a la historia por el camino de la inmolación.

Por estas razones, estamos obligados a despojarnos de toda mezquindad, de toda miopía y entender que la causa del respeto a la ley y los derechos de todos, la causa de la democracia, es un todo único que envuelve nuestra propia seguridad individual y la de nuestro patrimonio, nuestra libertad, nuestra integridad física y nuestros derechos. En el presente y en el futuro.

Anuncios

6 comentarios en “¿Es un problema sólo de Agustín?

  1. Esos tipos de luchas se definen en la acción…ya con el auténtico pueblo en las calles. Es un proceso: comienza en esta primera fase, en que estamos concientizándonos…la transicción para una fase superior es la organización, que lleva a otra fase cualitativamente mayor, que es la unidad en la acción sin diferencias ideológicas y finalmente la lucha final..En esta última fase surgen los verdaderos líderes del pueblo, aquellos que no mediatizan la lucha popular y no se venden, aquellos que encarnan las aspiraciones del pueblo en determinado momento..En esta etapa surgen los cobardes y los valientes que son los motores de la victoria definitiva…La lucha armada, las guerrillas fracasan si no tienen el respado popular..La historia lo demuestra…La insurreción del pueblo en 79..la guerrilla “andaba dividida, confundida en su lucha” hasta que “bajaron” de las montañas y se unieron a la lucha del pueblo en armas..La insurreción es una lucha fuerte..hacia allá vamos..depende de cada uno de nosotros, de no tener miedo a lo que pensamos, de ejercer la libre expresión, de ejercer el derecho de rebelión como derecho humano de los pueblos contra gobiernos ilégítimos, la lucha de los pueblos contra las dictaduras,en Nicaragua una dictadura neo-capitalista-vende patria como la de Daniel Ortega…Allí está la disyuntiva. Cada pueblo es esclavizado por una dictadura porque lo permite…Hace 2 minutos · Me gusta..

  2. Que puedo decir yo, si Ud. lo ha dicho todo. Lo animo a continuar haciendo conciencia en toda la ciudadanía, de que despertemos a la realidad ahora que hay tiempo, porque aun hay tiempo, porque mañana será tarde y cuando se despierta tarde tenemos que hacer las cosas apresuradamente y de esa manera las cosas no salen a como debe ser. Adelante con su maquina de sumar, porque para hacer un boque monolítico debemos a como dice Ud. despojarnos de toda mezquindad y de toda miopía

  3. Sabes que creo, Enrique? Y te lo digo con el corazon dolido. El Sandinismo no deberia necesitar de este tipo de acciones. Simplemente me da tristeza. Empaña la imagen de democracia que en mi inocencia politica siempre ha estado asociada a esa hermosa palabra: sandinistas.

  4. EL USURPADOR DEL EJECUTIVO, DICTADOR INFIERI, ilegal e ilegitimo, quiere convertir a sus vasallos como meros borregos y eregirse en Monarca. Un cambio rápido de régimen político mediante un plumazo de reforma a la constitución, establecer el semi-parlamentarismo, nombrar “Una flamante Primer Ministra” y un DELFIN y dóciles doncellos seguidores. Contradicciones a lo interno del poder, aún dentro de la bancada, apuntan para que lado correr cuando caiga el gran árbol de talalate, pues tiene el corazón podrido. Los mensajes son claros el poder dinástico no respeta a aniden.

  5. EL PODER DICTATORIAL DINÁSTICO no respeta a NADIE, y , flajela a sus más sercanos cuando observa rebelión en la granja, mandando mensajes contundentes.

  6. Enrique, que titulo mas polemico y ambiguo es el que escogistes, que facil se presta a varias interpretaciones a saber: 1.-Que culpable es Jarquin, pero lo que cabe es recalcar lo aberrante de la accion del dictador a todas luces condenable. 2.-Que nosotros tenemos por igual una responsabilidad al permitir que el señor de la familia, siga haciendo de las suyas.3.-Que lo lesivo de la accion del dictador merece que el pecado politico del oportunista de Jarquin pase desapervido e incluso sea visto como victima.

    Las razones expuestas en tu escrito deteminan que la lucha en hacer prevalecer la institucionalidad y la ley es dura y sera grande y largo el camino, porque nos enfrentarnos a un tipo que el poder lo ha cegado y ha perdido el minimo respeto porque se respeten las leyes y la independencia de los poderes, atenido a que mantiene un ferreo control y sometimiento sobre desgraciados y sometidos funcionarios de los otros poderes, que han preferido doblar la cerviz que tener criterio y un poco de dignidad. Unos se exceden y lamen las botas y otros se arrastran dejando las babas en el camino.

    Pero por igual cabe indicar, que este final que hoy le caido al que bailo con el diablo, y no quiere apestar a azufre porque dice que solo hizo de dama de compañia, rapidamente llevando al olvido su papel oportunista y de camaleon politico. Oportuno es por tanto llamar la atencion que este caso enseña que ese es el destino propio de quienes pecan policamente de manera grave, al congratularse, asociarse y servirle al dictador. Esos politicos serviles que son travesti, y que por desgracia en los ultimos tiempos abundan en la clase politica, porque aducen que la calle esta dura. ¡Sinverguenza! La realidad es han hecho mucho daño han destino en el camino hacia la democracia. Ellos, esos apelan al olvido politico y pretenden esconder la cola, que es todo un lastre que atraza, desvia, que pesa y despide fetidez. Acciones y actores de esa naturaleza son los que en la ciudadania, le ha hecho perder credibilidad, por ser tipos que se mueven como hacer negocios sin escatimar sus responsabilidades sociales y politicas.

    De ahi la necesidad imperiosa de una nueva politica en que prevalezca la etica, la moral y la clara conciencia que la accion politica debe estar en funcion de servir y anteponer los intereses de la nacion a los intereses del bienestar particular. Esa conducta etica debe estar revestida de principios republicanos en busqueda de un sistema democratico en donde se tome en cuenta que los hombres pasan y las instituciones quedan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s