Los precios del combustible: ¿libre mercado, monopolio o estafa?

combustible2[1]

Ayer domingo subieron nuevamente los precios de la gasolina regular, de la gasolina super y del diesel.

Todos sabemos que el combustible es un bien esencial para la economía del país. Lo que hasta ahora no se ha sabido con certeza es la razón por la cual disputamos los precios más altos de Centroamérica, a pesar existir un convenio con Venezuela que permite adquirir cada barril de petróleo a mitad de precio.

También sabemos que el precio del combustible está en la base de los precios del transporte, de la energía eléctrica, de los costos de las empresas, establecimientos comerciales, servicios profesionales, producción agrícola y, en fin, ahí va metido en el precio de todos los bienes que consumimos.

Frente a los altos precios del combustible y a las continuas alzas, los voceros del orteguismo han presentado distintas explicaciones, todas falsas.

Han dicho que la razón son los altos precios del petróleo. Mentira. Se ha demostrado que los precios del petróleo van por un lado y los precios del combustible en Nicaragua van por otro.

Han dicho que se debe a que los costos del transporte son más caros en Nicaragua porque no tenemos puerto en el Caribe. Mentira. Tanto Guatemala como El Salvador reciben el petróleo y derivados por el litoral del Pacífico.

Han dicho que se debe a los impuestos. Mentira. En Nicaragua los impuestos sobre el combustible no son los más altos de la región.

Han dicho que es por el tamaño del mercado. Mentira. Si bien los otros mercados centroamericanos son relativamente más grandes, todos son mercados relativamente pequeños. Sus diferencias no son sustanciales.

Ahora sabemos la verdad. Un estudio reciente de la Comisión económica para América Latina ha revelado que la razón es la siguiente: los márgenes de ganancia en Nicaragua son mucho más altos que en el resto de países de Centroamérica.

En Nicaragua, esos márgenes de ganancia, conglobados, superan los 60 centavos por galón. Es decir, aproximadamente 15 córdobas de ganancia por galón. Mientras, el promedio Centroamericano es de 35 centavos por galón. Lo que es peor, estos márgenes han venido aumentado a partir del 2007. Más del 35% han aumentado estos márgenes durante el gobierno de Ortega. Una gran contradicción pues a partir de esa fecha se suscribió el convenio de cooperación petrolera con Venezuela.

Solamente para tener una idea, hagamos un cálculo. Si la diferencia con el promedio centroamericano es de 25 centavos de dólar por galón, esto es aproximadamente 6 córdobas. En otras palabras, quienes controlan el negocio del combustible en Nicaragua tienen una ganancia de seis córdobas por galón, por encima de lo que ganan en promedio las otras empresas centroamericanas. Para estimar cuánto se echa esta gente en la bolsa como resultado de sobre-ganancias haga usted su propia operación: Según el INE, en el 2012 se consumieron 5.611.249 barriles entre gasolinas y diesel. Cada barril tiene 42 galones. ¿cuánto le da?

Imagine ahora cuántas escuelas podrían construirse, cuántos caminos repararse, cuántas medicinas comprarse o cuántos programas de desarrollo agropecuario promoverse.

Pero tratemos de investigar cómo se estructura el mercado petrolero en Nicaragua. La principal importadora de petróleo es ALBANISA, que tiene prácticamente un monopolio sobre las importaciones. PETRONIC es socio de ALBANISA. El principal propietario de los tanques de almacenamiento es ALBANISA. PETRONIC es socio de ALBANISA. La empresa PUMA tiene el monopolio de la refinación. PETRONIC controla el 32% del mercado de distribución de derivados de combustible.

¿Y quiénes están detrás de los negocios de ALBANISA  y PETRONIC?.

Si queremos un poco de sal en la herida aquí va otra pregunta: Considerando que PETRONIC tiene semejante participación en el mercado de combustibles y los márgenes son los que revela el estudio de CEPAL ¿cómo se explica que PETRONIC reporte al presupuesto únicamente 40 millones de córdobas?

Ahora ya saben pues por qué pagamos el combustible más caro de Centroamérica.

Y de este sablazo no se escapa nadie: los empresarios pierden competitividad por el aumento de costos; los profesionales ven reducidos sus ingresos; los consumidores deben pagar más por el transporte y por los artículos de consumo; los transportistas con la elevación de gastos; los productores agropecuarios deben pagar más por el transporte de sus productos.

Discutamos, en el caso del precio del combustible ¿estamos ante un rampante libre mercado, ante un ominoso monopolio o ante una vulgar estafa?

Anuncios

10 comentarios en “Los precios del combustible: ¿libre mercado, monopolio o estafa?

  1. Sin lugar a dudas ante una gran estafa…mejor dicho de otra manera: ¡¡ ante los más grandes ladrones y sinvergüenzas que ha tenido Nicaragua en todo su historia !! Para el colmo, el resto de países centroamericanos se distinguen por sus mayores calidades de vida para la población en general, y no para una minoría a como está ocurriendo tristemente en nuestra Nación.

    Bueno, el PUEBLO tiene la decisión en sus propias manos y su propia conciencia, o tratamos de cambiar esto o seguimos como esclavos de corruptos, ladrones y mafiosos mal llamados hijos de Nicaragua.

    Gracias Enrique por esa valiosa información. Abrazos.

  2. Y nuestro pobre pueblo sigue desangrandose, y nosotros los demas mirando no mas. Que frustracion siento personalmente, ojala otros sientieran lo mismo que yo, cambiaria esta situacion de mi pueblo.

  3. Mi unico comentario al respecto es: “Asalto armado” al consumidor y a todo el pueblo quien es el “Chancho” de la fiesta familiar e invitados especiales a participar.

  4. Cada vez que anuncian y hacen efectiva un alza en los combustibles, me digo a mi mismo, cómo haré para cancelar las deudas que he adquirido, cómo darle de comer a mi familia, como pagar los servicios básicos, cómo vestiré a mi familia, a qué escuela los mandaré, que libros les compraré. Por qué a mi me cuesta conseguir el dinero, pero al vecino diputado, al funcionario estatal de la esquina, al abusador de poder, al adulador gubernamental, al contratista elegido, al proveedor favorito, etc,,, a estos no les cuesta. Por qué si mi familia deja la espalda en el esfuerzo del trabajo honesto y honrrado no tenemos acceso a una vida “bonita, sana y segura”. Pero ellos si. Ellos viven el sueño americano con las ganancias que les deja el aumento del precio de los combustibles. Soy y seré militante sandinista hasta el último de mis días, y antes de ser militante, soy humano, soy nicaragüense y por eso no me taparé los ojos ante esto. Lamentable, muy lamentable.

  5. La dictadura somocista, en el plano político, renació con la violación de la Constitución de Nicaragua. Igualmente, la dictadura somocista, en el plano económico, nace con esta suerte de la nueva “Sucesión Somoza”. En el plano represivo también está renanciendo: dentro de poco, si lo permitimos, tendremos una Guardia Nacional y una Policía totalmente al servicio del dictador. ¿Y los grandotes económicos? Bien, gracias, haciendo negocios en Nicaragua y afuera de Nicaragua (no vaya a ser que nuevamente tengan que irse al exilio)

  6. En el mundo actual y del lado de la esfera mayoritariamente capitalista coexisten dos sistemas (si podemos llamarlos así):
    El Capitalismo ultra liberal que predomina en la mayoría de países del mundo y el nuevo Capitalismo de Estado en un país comunista, tal como sucede en la China Popular actualmente.
    En el caso de los dos existe una lucha de sistema contra sistema afín de ver cuál de los dos modelos saldrá victorioso en el largo plazo.
    Pero…en el caso de Nicaragua tenemos un hibrido que no es “ni Chicha ni Limonada”.
    O sea, es un sistema de “doble flujo” en el cual se monopolizan las exportaciones del país llamado Nicaragua al país Venezuela. Se monopoliza así en el país la introducción del Petróleo proveniente de ese país. Se les paga a los venezolanos un “precio misterio” por barril (esto ya fue denunciado por usted a nivel de los créditos concesionarios, facilidades de pago para Nicaragua sin olvidarse de que se crea deuda pública al país con una parte (50% del total) de esa importación petrolera.
    Al monopolizarse les exportaciones hacia Venezuela, la empresa exportadora (de la parte del Orteguismo) está ganándose la diferencia entre el precio irrisorio que le pagan al productor nacional y el que le cobran al comprador de éste producto en Venezuela. En este caso, pareciera que el cliente es el estado de Venezuela.
    La diferencia (o sea la margen) le queda a ALBANISA y súbditos.
    Lo mismo, al ser importador exclusivo Albanisa del Petróleo venezolano, la diferencia que le queda a Albanisa es también enorme y beneficiosa para el Orteguismo. O sea, se le están ordeñando todas las tetas a la vaca. Pero, jamás se podrá construir con este monopolio, una relación duradera y permanente.
    Todo modelo que tiene como base lo arbitrario es efímero.
    Y la prueba es que este modelo a “doble flujo” del Orteguismo comienza a peligrar poniéndose así en peligro no solamente el crecimiento de nuestras exportaciones pero el flujo en si hacia Venezuela.
    El Presidente Maduro en su reciente viaje en Brasil y Argentina, busco la manera de obtener y recuperar tecnología de esos dos países para impulsar su agricultura atrasada tecnificándola.
    El día que Venezuela comience a producir sus propios frijoles negros, blancos o plateados nuestras exportaciones hacia ese mercado único se verán afectadas. Es indispensable de no depender únicamente de un solo país para sus exportaciones. El principio de lucidez tiene que imperar en Nicaragua sobre las cuestiones ideológicas y las deudas petroleras. Nicaragua necesita diversificar sus exportaciones hacia todos los países y mercados del mundo. Y lo ideal sería que se inicie inmediatamente una revolución agroindustrial en Nicaragua afín de producir la alimentación para nuestros propios conciudadanos así que para otros ciudadanos del mundo, a condición que paguen el precio justo.

  7. sin lugar a duda vivimos en un monopolio, disfrazado de socialismo; mi interrogante si supuestamente estan casado con este modelo porque no dejan que el mercado sea mas competitivo y no solamente en los petróleos (energía, telecomunicaciones etc)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s