durmiendo con el enemigo-1 (2)El Código de la Familia es un texto legal de más de 600 artículos. Su elaboración, discusión y aprobación lleva años, sumando el esfuerzo de expertos y diputados de varias legislaturas. El código pretende regular en un solo cuerpo todas las instituciones relacionadas con la familia como el matrimonio, el divorcio, la unión de hecho, la adopción, los derechos y obligaciones de cónyuges y de padres e hijos, entre otros temas.

 Con todo y sus defectos, el Código era una contribución a ordenar y modernizar nuestra legislación. Sin embargo, la vocación totalitaria del orteguismo está por echar al piso todo el esfuerzo. Pero no solo eso. El asunto es mucho más grave.

 En los próximos días aprobarán e incluirán en la parte final del Código un conjunto de disposiciones que, bajo el nombre de gabinetes de familia, convierten en ley la invasión a la privacidad de nuestros hogares. Con disfraz y con nombre inocente —Gabinetes de Familia— el régimen está creando un instrumento de control social de estirpe claramente fascista.

 La convivencia pacífica se basa en el respeto a libertades y derechos fundamentales. Así, nuestra Constitución Política, en el artículo 26, consagra el derecho de toda persona a la vida privada y a la de su familia. Y el artículo 29 establece que toda persona tiene derecho a la libertad de conciencia y de pensamiento.

 Sin embargo la ambición de poder del orteguismo no tiene límites. Controlan el poder del Estado, controlan las alcaldías, controlan los medios de comunicación, controlan las calles. Les falta controlar nuestros hogares y nuestras mentes. Y hacia allá van.

 Como todo régimen totalitario quieren que pensemos como ellos. O, mejor, que no pensemos. Quieren que actuemos como ellos quieren que actuemos y, si no lo hacemos, pues se proponen afinar los mecanismos de control social para imponerlo.

 El texto de la propuesta orteguista establece como uno de los objetivos “aplicar el modelo de valores solidarios…” ¿Cuál es ese modelo? ¿Cuáles son esos valores? ¿Los valores de la familia Ortega Murillo? ¿Los valores de Roberto Rivas?

 ¿Y qué actividades van a desarrollar? Todas las posibles. Tal como establece una de las propuestas “en todos los ámbitos de la vida”. Si tienen la determinación de participar hasta en nuestros cumpleaños. ¿Dígame usted en qué no piensan meterse? Esto no es broma. Se encuentra incluido en una de las propuestas que aprobarán.

 ¿Cómo estarán integrados los Gabinetes de Familia? La propuesta orteguista dice que por todos los miembros de las organizaciones territoriales de familia de cada barrio y comarca. ¿Quiénes son esos? Pues ya sabemos. Son los mismos que dominan las alcaldías, los CPC, las juntas receptoras de votos y que además integran las fuerzas de choque.

 ¿De dónde recibirán las instrucciones? Ya sabemos que serán los instrumentos por medio de los cuales la voluntad de la pareja presidencial llegará a las cocinas, los comedores, los patios y los aposentos de nuestros hogares. Serán los nuevos ojos y oídos.

 Quieren que nuestros hijos, se coloquen las mismas camisetas que vemos colorear, que dejen las escuelas y “vayan por más victorias”, que cambien el estudio y el esfuerzo por la sumisión a las consignas partidarias, que sustituyan el valor de la honradez y el trabajo, por el arribismo y el todo vale, que es el principal valor que permea la acción social del orteguismo.

 El poder no conoce límites, salvo los que impone la ley, y cuando se rompen los cauces de la ley, solamente la sociedad puede contenerlo. Así que en este caso, como en otros, derecho que no se defiende, es derecho que se pierde.