Encuestas y política

encuestas

En semanas recientes, el coro de repetidoras de la propaganda oficial orteguista, se sirvieron banquete con los resultados de las encuestas más recientes, destacando lo que les convenía y ocultando los datos más importantes. Tuve acceso a una de ellas, la de CID-Gallup, y, tomándola como válida, mi primera conclusión es que si formara parte de los estrategas orteguistas, en lugar de dar saltos de alegría, más bien estaría preocupado.

 ¿por qué?

 Porque esa encuesta revela que la estrategia de venta de ilusiones, que le ha funcionado bastante bien al orteguismo, está comenzando a agotarse. Al fin y al cabo, por mucho que se intente esconder los hechos, más tarde o más temprano la realidad termina por sacar las orejas, el rabo o los colmillos.

 ¿Y en qué ha consistido la estrategia de comunicación del orteguismo? Primero, controlar los medios de comunicación y acorralar los espacios de opinión independiente, tanto nacionales como locales, a fin de silenciar voces opositoras. Segundo, repetir, día y noche, todos los días, a toda hora, en todo lugar, por cualquier medio, un mensaje: hay prosperidad económica, el orteguismo gobierna para los pobres, está remediando el problema de la pobreza y hay educación, salud y vivienda para todos.

 Quienes no tienen empleo, o láminas de zinc, o chanchitos, o el salario no le ajusta, no se preocupen, ya les llegará el turno. ¿No ven por la televisión cómo le estamos repartiendo a todo el mundo? …Mientras tanto, mantengan las esperanzas porque tendremos canal, tendremos satélite, tendremos refinería y un montón de cosas más.

 Venta de ilusiones y de esperanzas al por mayor y al por menor. Y durante un buen tiempo, buena parte de la población ha comprado el discurso. Aunque la encuesta reciente más contundente fueron las elecciones municipales: si le damos vendaje a Ortega, votó el 50% de los electores. Y si le damos más vendaje, de ese 50%, el 70% votó por el orteguismo. Resultado: solamente el 35% respaldó a Ortega.

 ¿Y qué dice la encuesta?

Para comenzar, la Gallup advierte que cada vez es más difícil hacer encuestas en Nicaragua porque la gente es renuente a responder determinadas preguntas, principalmente de carácter político. La explicación sobre esa actitud de los nicaragüenses queda a criterio de cada quien.

 Pasemos a la encuesta: Sobre la pregunta cuál es el mayor problema que enfrenta el país, el 40% de la población opina que es el desempleo. El 23% opina que el mayor problema es la situación económica. Y el 7% que es el costo de la vida. Esos porcentajes son sumables, en consecuencia el 70% de la población percibe que el principal problema de nuestra sociedad es el económico. Para nosotros no es nuevo, pero es evidente que contrasta con la opinión circulante sobre la supuesta bonanza económica del país.

 Cuando se pregunta a los encuestados cuál es la principal preocupación de su familia, la respuesta es, nuevamente, el desempleo y el costo de la vida. Y vea qué cosas: para el 41% de quienes tienen educación universitaria, el principal problema es el empleo, confirmando las tribulaciones que padece la clase media.

 Significa que el discurso de prosperidad ya no es comprado por la mayoría.

 En cuanto a cómo vislumbran el futuro: el 38% de los encuestados afirman que la situación seguirá igual, y el 31% opina que la situación empeorará. En conclusión, casi el 70% no tiene esperanzas de que la situación mejore.

 De la encuesta, la parte más decepcionante es la que se refiere a la juventud. Solamente uno, de cada cuatro, opina que la emigración, no será necesaria, para que la juventud mejore su condición de vida. El 68% opina que los jóvenes no tienen una buena educación. Y solamente el 27% está de acuerdo en que el país está en condiciones de ofrecer a los jóvenes buenas oportunidades de trabajo. Una lectura simple es: sin buena educación y sin oportunidades de empleos dignos, la única salida es marcharse del país.

 O sea que la venta de ilusiones, también tiene cada vez menos compradores.

 Estos datos son lo que verdaderamente importan, porque tienen que ver directamente con los problemas y con las expectativas de la gente, más que las respuestas de ocasión, de temor o de explicable oportunismo.

 Lo demás es telenovela…que si ésta es más bonita que aquél, que si ahora casi todos se volvieron orteguistas…que si aquí hay un montón y allá hay un poquito…que si aquellos le caen mal a la gente….que si estos se pelean mucho, etcétera, etcétera…

 En definitiva, lo que la encuesta revela es que está evaporándose el sortilegio de presentar la realidad color de rosa, ocultando las espinas. Porque el grito del estómago, gradualmente pero de manera inexorable, termina por imponerse a los gritos de la propaganda oficial. Realidades son realidades.

Anuncios

5 comentarios en “Encuestas y política

  1. Creo que es buena interpretación la que hace Enrique de la famosa encuesta CID-Gallup, pero mi temor es otro, el Síndrome de Estocolmo está creciendo silenciosa- pero sólidamente en Nicaragua, o ya se ha caído en la tesis de la Espiral del Silencio, de la politóloga alemana Elizabeth Nöelle-Neumann.

    • Creo que han logrado construir espirales de silencio en varios temas, particularmente en lo económico y social. Casi nadie se atreve a cuestionar las proclamas de bonanza económica y el éxito de los programas sociales.

  2. La oposicion tiene que vender ilusiones. La gente compra ilusiones. Si se venden desiluciones nadie las comprara. No se mirará a la oposición como una alternativa sino se ofrecen soluciones.

    • Totalmente de acuerdo. Para comenzar, me parece que el concepto de oposición hay que ir abandonándolo. Aquí se trata de construir una opción política, con una propuesta realista, que despierte la confianza, y también la ilusión de la gente.

  3. Nicaragua es el país con mayor número de POBRETÓLOGOS, así como también el país que cuenta con el mayor número de oportunidades plenamente identificadas para salir de la pobreza. Lo que ocurre es, que el Régimen Orteguista ha priorizado la profundización de la pobreza y de la miseria extrema, para ENRIQUECERSE HASTA ALCANZAR LA LOCURA, como ya lo estamos observando, Ese grado de riqueza de locura, les obnubiliza la mente para poder comprender o aceptar el alto grado de inconformidad de la población que en voz baja resiste, no obstante, la resistencia tiene un límite y ese límite está por alcanzarce.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s